7 Portes
Inicio
·
7 Portes
·
Restaurante
·

El restaurante

Referente de la restauración en Barcelona, el emblemático Restaurante 7 Portes ofrece un amplio recorrido por la cocina tradicional catalana y mediterránea. 185 años de historia dan apoyo a una cocina adulta, natural, generosa y puesta al día, basada en los productos del país, sin renunciar a las aportaciones de la cocina internacional.

El 7 Portes es uno de los restaurantes más simbólicos de la ciudad, que ofrece un amplio recorrido por la cocina tradicional catalana y mediterránea. 185 años de historia dan apoyo a una cocina adulta, natural, generosa y puesta al día, basada en los productos del país, sin renunciar a las aportaciones de la cocina internacional.

El 7 Portes es una institución de la vida barcelonesa situado cerca del Port Vell. El restaurante forma parte de la memoria personal y familiar de muchos barceloneses que, sencillamente, lo frecuentan para compartir el placer de la mesa y charlar, y que ha sido capaz de adaptarse y matizar su oferta según los gustos de generaciones y generaciones de clientes.

Hemos sido el punto de encuentro de los máximos exponentes del arte y la literatura durante cerca de dos siglos. A lo largo de estos 185 años de vida, el 7 Portes se ha convertido en el restaurante más tradicional de Barcelona, uno de los establecimientos más antiguos de la ciudad y uno de sus símbolos más perdurables.

La cocina

En la carta del 7 Portes podéis encontrar nuestros famosos arroces y paellas, ensaladas frescas y populares, entretenimientos, los canalones de toda la vida, marisco, pescado y carne, platos de cuchara y de tenedor en “peligro de extinción”, asado con la tradicional picada y también los tartares. Nuestra carta recoge un amplio recetario, que ha ido evolucionando a lo largo de estos 185 años de historia, y ha sido capaz de adaptarse y matizar su oferta según los gustos de generaciones y generaciones de clientes.

El 7 Portes cuenta con platos modernos y platos que no encontraréis en casi ningún otro lugar, que harán las delicias de los sibaritas y de los gourmets. Grandes platos festivos y cazuelas para compartir, que van desde la Paella Parellada y las Zarzuelas, a platos creados en el restaurante y que se han convertido en clásicos como el bacalao de la Sra. Carme o el rape a la barquera, llegando hasta platos actuales y ligeros. No nos paramos aquí y continuaremos creando nuevos platos con el objetivo de renovación que nos permite afirmar que somos un restaurante más vivo que nunca.

Os invitamos, también, a dejaros sorprender por nuestros postres elaborados artesanalmente por nuestros reposteros en el taller del restaurante. Todo esto acompañado de una amplia selección de vino; nuestra carta de vinos está pensada para ayudar en el proceso de elección del vino más acertado, y nuestro bodeguero está siempre pendiente de las novedades y la calidad que ofrece el mercado.

La pinacoteca

A lo largo de nuestros 185 años de historia, los artistas más ilustres del momento han frecuentado y forman parte de la historia de nuestro restaurante, como la de los cafés que nos dejó a deber el maestro Picasso cuando estudiaba en la Escuela de Bellas Artes, o Miró, cuando se inspiraba en los platos para componer su obra.

Todos han formado una pequeña pinacoteca que os invitamos a descubrir.

1836. La arquitectura del buen gusto

En la primera mitad del siglo XIX, Josep Xifré, un poderoso hombre de negocios hizo construir los llamados “Porxos de’n Xifré” en el Paseo Isabel II en Barcelona. Su buen gusto parisino hizo que quisiera reproducir una construcción similar a las que se encontraban en las plazas de la capital francesa y, en concreto, los emblemáticos porches de la Rue de Rivoli.

En este increíble enclave instaló su domicilio y un gran café de lujo con 7 puertas de entrada. El inicio de una leyenda de la gastronomía.

La florida artística del XIX y la del Restaurante 7 Portes

En el siglo XIX, en Barcelona se vivió una época de progreso y de entusiasmo a la cual la burguesía de la ciudad impulsó un importante proceso de urbanización, modernización y sofisticación de la capital catalana, siendo els Porxos de’n Xifré uno de sus principales testimonios.

En este escenario, se enmarca la pintura catalana y la crónica del tiempo de la Renaixença y el Modernismo. Una enigmática bailarina que Ricardo Urgell, evocador de los teatros y los cabarets de principios del siglo XX, del Paralelo o del Liceo, captó con técnica impresionista. La delicadeza mediterránea y eslava de Olga Sacharoff, o el equilibro etéreo de Xavier Valls representan la continuidad de estos valores pictóricos, entre otros, iluminan desde entonces las paredes del 7 Portes.

Modest Urgell (1939-1919)

No era un simbolista más. Hay una cosa fascinadora y radical en la austeridad de sus composiciones, como descubrió Joan Miró, quién manifestó su profunda admiración hacia el pintor. La melancolía de sus puestas de sol nos habla del paso de la vida, pero también de la belleza que se encuentra en los lugares más humildes y nos invita a la serenidad.

Marià Fortuny (1838-1874)

Fue un orientalista atrevido por su pincelada libre y su luminismo intenso. Delicado evocador de la belleza refinada y exótica, viva y legendaria, del Magreb tradicional, nos muestra aquí un personaje de delicada nobleza y poético dandismo. Fortuny fue una celebridad internacional en su época y su genialidad inspiraba a Dalí, que afirmó en una ocasión: “Prim, Gaudí, Fortuny son de Reus; yo también”

Arcadi Mas i Fondevila (1832-1934)

La poesía intensa de un modesto rincón de campo, sereno y exuberante a la vez, se hace posible gracias a la vibración de la pincelada y la sutileza de luces y sombras. Pintor sensual y dinámico, fue uno de los pilares de la llamada Escuela de Sitges que anticiparía el estallido del Modernismo en esta localidad.

Ilustración catalana, ironía y ternura

Las ilustraciones de L’Esquetlla de la Torratxa o la Campana de Gràcia, decanes de la prensa satírico-crítica en Cataluña, demuestran la importancia de la ilustración y la caricatura como arte del ingenio, la denuncia, el retrato social o el placer del entretenimiento. Muy inserta en nuestro restaurante, tantas veces lugar de conversación intelectual y mordaz, esta bien nutrida colección hace un viaje por tipos y costumbres pasadas y presentes gracias al sentimentalismo de Junceda, la gracia de Cornet o el costumismo de Benejam.

Otra vertiente del dibujo es la representada por la elegancia mundana de un Florit o del Déco de Penagos. Más adelante, Cesc o Montesol representan una continuidad de esta sensibilidad hasta nuestros días. Destaca también la presencia de Mariscal y su Cobi, la mascota que surgió precisamente del 7 Portes, cuando su autor, mojando el dedo en una copa de vino, la dibujó por primera vez en una servilleta del Restaurante.

Ricard Opisso (1880-1966)

Es una figura mítica del dibujo catalán. Desde su participación en los encuentros de Els Quatre Gats hasta sus viñetas humorísticas, Opisso hizo de la socarronería un arte trazado con inventiva y agilidad. Era admirada su gracia en la captación de la mujer, como la de esta viajera alterada, antecedente local de las pin-ups, con un glamour matizado por la ironía.

Ramon Miró (1874-1927)

Este gran dibujante tuvo un papel fundamental en la ilustración de los anuncios publicitarios en revistas tan importantes como ‘L’Esquella de la Torratxa’ i ‘La Campana de Gràcia’. En esta obra, que sorprendió por su modernidad e ingenio gráfico, el artista anuncia la presencia ineludible de la publicidad mediante el simbolismo de la lluvia.

Entrada del arte contemporáneo

Desde la presencia protectora de Picasso, el arte contemporáneo ha tenido siempre su lugar en el 7 Portes, el azar de hallazgos y las afinidades. Las acuarelas suculentas de Francesc Artigau, pionero de la Nueva Figuración, y el realismo de Letícia Feduchi, conviven con la abstracción geométrica de Adolfo Estrada o Andreu Alfaro.

Mirando la firma de obras dispersas, descubrimos la presencia de diversos arquitectos, como Federico Correa o Montse Ribas. Encontramos también una naturaleza muerta del inconfundible Naziro, capaz de pasar del undergroud al arte culto.

Pablo Picasso (1881-1973)

¿Qué podemos decir de Picasso que no se haya dicho ya? Un gran maestro universal, precursor del cubismo y emblema de muchos otros movimientos artísticos. Nos enorgullece indescriptiblemente poder contar con su obra en las paredes del 7 Portes.

Antoni Tàpies (1923-2012)

Ha representado la continuidad del espíritu de búsqueda exigente de Joan Miró con un fuerte sentido de responsabilidad cívica. En sus carteles y litografías, de cualidades plásticas propias, quieren recoger símbolos y valores útiles para la comunidad, como el homenaje a los maestros de la cultura.

Tàpies es diferente de todos los otros pintores abstractos. Logra una dimensión emblemática. Escritura, gesto caligráfico, fuerza de la pincelada, expresividad de la mancha, se reúnen en una fórmula inconfundible que transmite energía y misterio.

Christo Vladimirov (1935 -2020)

Se ha hecho célebre por sus intervenciones a gran escala, envolviendo grandes monumentos, como el Pont-Neuf de París, o atravesando grandes parajes naturales con suntuosas cortinas. En Barcelona ha presentado dos proyectos: envolver la estatua de Colón y la fuente de Plaza España de Josep Maria Jujol.

Pese a no haberse llevado a cabo, en sus dibujos y planos testimonian la fuerza poética en su procedimiento. Su paradoja es que esconder puede servir para mostrar y ver con ojos nuevos y fascinantes el paisaje familiar.

Memorabilia: documentos sobre el 7 Portes

¿Sabíais que Miró conservaba en su biblioteca el Auca del 7 Portes? Nos gusta preservar esos documentos que tienen un valor sentimental, que nos sirven para viajar en el tiempo. Nuestra colección permite reencontrar una nostalgia nada melancólica, sino feliz y divertida: documentos publicitarios, los entrañables Cuentos de Calleja que se regalaban a los niños que visitaban la casa, los poemas de Just Blanquer, el camarero poeta…

Las fotografías de Francesc Català-Roca evoquen la fascinadora actividad de la vecina Estación de Francia.

Milton Glaser (1920-2020)

El padre de uno de los iconos más populares del diseño gráfico posmoderno, Milton Glaser tiene una fuerte vinculación con Barcelona y era un querido cliente de nuestro restaurante. El año 2011 tuvimos el honor que aceptase diseñar la colección de etiquetas de las botellas conmemorativas de nuestro 175è aniversario que se realizó a partir de un bestiario de maravilla que evoca la comunión del ser humano con la naturaleza y sus misterios.

Perico Pastor (1953)

Él es el artista que ha encontrado una síntesis entre la tradición del dibujo oriental y la acuarela occidental.

Mientras que de la primera adopta la técnica de la agilidad moderada y la poética de la síntesis, de la segunda, extrae la frescura y la vivacidad luminosa. En la siguiente obra vemos una de las ilustraciones que se incluyen en el libro ‘Els 7 Portes. Amics i personatges’.

Autógrafos: la huella íntima

Dejando de lado su valor anecdótico y sentimental, la colección de dedicatorias del 7 Portes nos ofrece un entretenido friso de ejercicios gráficos. Antonio Saura levanta un arco, mientras que Albert Ràfols-Casamada opta por una de sus evocadoras ventanas. Sorprende a menudo la desinhibición creativa de los escritores y artistas del espectáculo como la flor de Gabriel García-Márquez, las vigorosas máscaras de Charlton Heston, la timidez de Woody Allen, reflejada con la rúbrica de su firma muy, muy pequeña en el centro de la página blanca o la exquisita sensibilidad de Alexander Fleming.

Historia
1836
Un punto de partida, un punto de encuentro

Para dirigir el café, Josep Xifré buscó un restaurador de prestigio y encontró al Sr. Josep Cuyás, e inauguró el “Cafè de les 7 Portes” el 1836. Posteriormente, Joan Biscamps asumió la dirección y más tarde lo hizo Bertomeu Grau. En 1929 el negocio se expandió con el liderazgo del Chef Morera, convirtiéndolo en el “Restaurant de les 7 Portes”. Es en ese momento cuando se empieza a cocinar en un ambiente afín al mundo intelectual y artístico que pasara a formar parte de la identidad del local.

1940
La Familia Parellada, el inicio de una época histórica  

A principios de los años 40, el Chef Morera quiso traspasar el negocio y el 1942 un grupo de comerciantes de la Llotja, clientes habituales del establecimiento, convencieron al propietario de la mítica Fonda Europa de Granollers, y miembro de una de las más prestigiosas estirpes de restauradores y fondistas de Cataluña desde 1771, para que adquiera el restaurante. Se trata de Paco Parellada quien, juntamente con su hija Carmen Parellada y su yerno Joan Solé, dirigirán una de las épocas más álgidas del Restaurant 7 Portes.

1945
Una puerta abierta a la nueva cocina  

Las suculentas paellas y una gran variedad de recetas tradicionales catalanas, como los guisantes ahogados, las zarzuelas y otras invenciones propias como el pijama (que Paco Parellada creó a partir del Peach Melba d’Esscoffier) convirtieron el restaurante en un escaparate de la cocina popular y en uno de los más míticos de Cataluña.

1980
Una historia gastronómica sin fin  

En 1980 Francesc Solé Parellada toma el relevo en la dirección del restaurante; una generación que continúa la tradición y experiencia de más de 300 años de la familia Parellada. De esta manera, da continuidad a los valores de buen servicio al cliente, generosidad y buena cocina que tanto predicó su abuelo, el célebre Paco Parellada, uno de los referentes gastronómicos de Cataluña.

2021
185 años de historia gastronómica  

El año 2021 fue un hito en la historia del restaurante al celebrar sus 185 años de fundación. El Restaurant 7 Portes sigue trabajando para mantener su calidad gastronómica y vocación de servicio, adaptándose a las nuevas tendencias, también de transformación digital, con la firme voluntad de mantener la confianza y complicidad de sus clientes y de continuar compartiendo grandes momentos que aún están por venir.

Siguiente
1836
1940
1945
1980
2021
Anterior
Libro de visitas 

Pintores, cantantes, cineastas y escritores. Intelectuales y artistas reconocidos en todo el mundo han ido dejando su huella en el restaurante y en nuestro libro de visitas.

Descúbrelo

Harrison Ford y Calista Flockhart
Jack Black
Alejando Amenábar

Colaboraciones

Conozca a nuestros colaboradores, con los que trabajamos conjuntamente y que nos ayudan a hacer posible que el 7 Portes sea un lugar tan singular.

¿Quieres trabajar con nosotros?

Quieres formar parte de uno de los restaurantes más emblemáticos de Barcelona

SIETE PUERTAS S.A. es una compañía del sector de la restauración que cuenta con un equipo humano de más de 100 personas, con una gestión moderna y actual.

¡Envíanos tu CV y forma parte del Equipo 7 Portes!

Saber más