Nos consideramos afortunados porque tradicionalmente el Restaurante 7 Portes ha contado con artistas destacados entre nuestros clientes y hemos ido acumulando algunas simpáticas anécdotas. Picasso dejó a deber unos cuantos cafés, cuando de joven estudiaba en la Escuela de Bellas Artes y era vecino del barrio. Miró se inspiraba en los platos para componer su obra. La comida y el lugar han sido inspiradores.

En las paredes del 7 Portes hay colgada una notable colección de pintura y obra gráfica representativa de buena parte de los pintores catalanes de los últimos 170 años y de otros internacionales. Les invitamos a visitarnos y a descubrirla. Encontrarán pequeñas y grandes maravillas, obras de museo y delicados dibujos.

Cocina y arte, el arte de la cocina.
EL FLORECIMIENTO ARTÍSTICO DEL XIX

El siglo XIX fue en Barcelona una época de entusiasmo y de conflicto, de progreso y crecimiento. La burguesía barcelonesa impulsó un proceso de modernidad, de urbanización y sofisticación de la cual los Porxos d’en Xifré son uno de los más brillantes testimonios. Aquí encaja perfectamente la pintura catalana y la crónica dibujada del tiempo de la Renaixença y del Modernismo. Una enigmática bailarina que Ricardo Urgell, que Ricardo Urgell, evocador de los teatros y los cabarets de principios del siglo XX, del Paralelo o del Liceo, captó con técnica impresionista. La delicadeza mediterránea y eslava de Olga Sacharoff o el equilibrio etéreo de Xavier Valls representan la continuidad de estos valores pictóricos.

Modest Urgell (1839-1919)

No era un simbolista más. Hay algo fascinador y radical en la austeridad de sus composiciones, como descubrió Joan Miró, quien manifestó su profunda admiración hacia el pintor. La melancolía de sus puestas de sol nos habla del paso de la vida, pero también de la belleza que se encuentra en los lugares más humildes y nos invita a la serenidad.

Marià Fortuny (1838-1874)

Fue un orientalista atrevido por su pincelada libre y su luminismo intenso. Delicado evocador de la belleza refinada y exótica, viva y legendaria, del Magreb tradicional, nos muestra aquí un personaje de delicada nobleza y poético dandismo. Fortuny fue una celebridad internacional en su época y su genialidad inspiraba a Dalí que afirmó en una ocasión: “Prim, Gaudí, Fortuny son de Reus; yo también”.

Arcadi Mas i Fondevila (1832-1934)

La poesía intensa de un modesto rincón de campo, sereno y exuberante a la vez, se hace posible gracias a la vibración de la pincelada y la sutileza de luces y sombras.Pintor sensual y dinámico, fue uno de los pilares de la llamada Escuela de Sitges que anticiparía el estallido del Modernismo en esta localidad.

ILUSTRACIÓN CATALANA, IRONÍA Y TERNURA

Las ilustraciones de L’Esquetlla de la Torratxa o la Campana de Gràcia, decanas de la prensa satírico-crítica en Cataluña, demuestran la importancia de la ilustración y la caricatura como arte del ingenio, la denuncia, el retrato social o el placer del entretenimiento. Muy insertada en nuestro restaurante, tantas veces lugar de conversación inteligente y mordaz, esta bien nutrida colección hace un viaje por tipos y costumbres pasadas y presentes, gracias al sentimentalismo de Junceda, la gracia de Cornet o el costumbrismo de Benejam.

Otra vertiente del dibujo es la representada por la elegancia mundana de un Florit o del Déco de Penagos. Más adelante, Cesc o Montesol representan una continuidad de esta sensibilidad hasta nuestros días. Destaca también la presencia de Mariscal y su Cobi, la mascota que surgió precisamente del 7 Portes, cuando su autor mojando el dedo en una copa de vino, la dibujó por primera vez en una servilleta del Restaurante.

Ricard Opisso (1880- 1966)

Es una figura mítica del dibujo catalán. Desde su participación en los encuentros de Els Quatres Gats y hasta sus viñetas humorísticas, Opisso hizo de la socarronería un arte trazado con inventiva y agilidad. Era admirada su gracia en la captación de la mujer, como la de esta viajera alterada, antecedente local de las pinups, con un glamour matizado por la ironía.

Ramon Miró (1874-1927)

Más allá de los nombres más conocidos, la colección nos sirve para redescubrir la calidad de dibujantes como Ramón que saca lo mejor de sí mismo en los anuncios publicitarios, como este reclamo, sorprendiendo por su modernidad e ingenio gráfico, donde la lluvia hace aparecer la publicidad y acontece símbolo de su presencia ineludible.

ENTRADA DEL ARTE CONTEMPORÁNEO

Desde la presencia protectora de Picasso, el arte contemporáneo ha tenido siempre su lugar en el 7 Portes, al azar de los hallazgos y las afinidades. Las acuarelas suculentas de Francesc Artigau, pionero de la Nueva Figuración, y el realismo de Letícia Feduchi conviven con la abstracción geométrica de Adolfo Estrada o Andreu Alfaro. Mirando la firma de obras dispersas, descubrimos la presencia de varios arquitectos, como Federico Correa o Montse Ribas. Encontramos también un bodegón del inconfundible Nazario, capaz de pasar del underground al arte culto.

Pablo Picasso (1881-1973)
Antoni Tàpies (1923 – 2012)

Ha representado la continuidad del espíritu de investigación exigente de Joan Miró con un fuerte sentido de responsabilidad cívica. Sus carteles y litografías, de calidades plásticas propias, quieren recoger símbolos y valores útiles por la comunidad, como el homenaje a los maestros de la cultura. Tàpies es diferente de todos los otros pintores abstractos. Logra una dimensión emblemática. Escritura, gesto caligráfico, fuerza de la pincelada, expresividad de la mancha, se reúnen en una fórmula inconfundible que transmite energía y misterio.

Christo (1935)

Se ha hecho célebre por sus intervenciones a gran escala envolviendo grandes monumentos, como el Pont-Neuf de Paris, o atravesando grandiosos parajes naturales con suntuosas cortinas. En Barcelona ha presentado dos proyectos: envolver la estatua de Colón y la fuente de Plaza España de Josep Maria Jujol. A pesar de no haberse llevado a cabo, sus dibujos y planos testimonian la fuerza poética de su procedimiento. Su paradoja es que esconder puede servir para mostrar y ver con ojos nuevos y fascinados el paisaje familiar.

MEMORABILIA: DOCUMENTOS SOBRE EL 7 PORTES

¿Sabíais que Miró conservaba en su biblioteca l’Auca de les 7 Portes? Nos gusta preservar aquellos documentos que tienen un valor sentimental, que nos sirven para viajar en el tiempo. Nuestra colección permite reencontrar una nostalgia nada melancólica, si no dichosa y divertida: documentos publicitarios, los entrañables Cuentos de Calleja que se regalaban a los niños que visitaban la casa, los poemas de Just Blanquer, el camarero poeta….

Las fotografías de Francesc Català-Roca evocan la fascinadora actividad de la vecina Estación de Francia.

Milton Glaser (1929)

Es el padre de uno de los iconos más populares del diseño gráfico posmoderno, Milton Glaser, tiene una fuerte vinculación con Barcelona y es cliente de la casa, diseñó una colección de etiquetas de las botellas conmemorativas del 175º aniversario del restaurante. Glaser ha creado un bestiario de fábula que evoca la comunión con la naturaleza y sus misterios.

Perico Pastor (1953)

Ha sabido encontrar una síntesis, inconfundible y necesaria, moderna y fresca, entre la tradición del dibujo oriental y la acuarela occidental. De la primera extrae la técnica de la agilidad meditada y la poética de la síntesis, de la segunda, la frescura fluida y la vivacidad luminosa. Aquí encontraréis la colección completa de los originales por el libro Amigos y Personajes donde Marius Carol traza un perfil de las figuras más relevantes que nos han visitado.

AUTÓGRAFOS: LA HUELLA ÍNTIMA

Dejando de lado su valor anecdótico y sentimental, la colección de dedicatorias de 7 Portes nos ofrece un entretenido friso de ejercicios gráficos. Dalí, Antonio Saura levanta un arco, mientras que Albert Ràfols-Casamada opta por una de sus evocadoras ventanas. Sorprende a menudo la desinhibición creativa de los escritores y los artistas del espectáculo como la flor de Gabriel García- Márquez, las vigorosas máscaras de Charlton Heston o la timidez de Woody Allen.

Texto de Álex Mitrani